Tulum: un cuarteto de vida bohemia en la playa, relación calidad precio, historia maya y estilo de vida de lujo

Preciosas playas de arena blanca, locales amigables y tranquilos, buena comida, relajación y espiritualidad son algunos de los placeres simples y atemporales de Tulum. Una vez un puesto de avanzada hippie somnoliento, Tulum se ha convertido en un destino popular para aquellos que buscan unas vacaciones relajantes y cercanas a la naturaleza. En realidad, hay cuatro lugares a los que se hace referencia colectivamente como Tulum: La zona hotelera y de playa, auténtica y casual; el pueblo, donde los lugareños se mezclan con los viajeros; las ruinas arqueológicas de fama mundial, las únicas que se encuentran frente al mar Caribe; y más recientemente, el nuevo desarrollo urbano que está cambiando la cara de Tulum, Aldea Zamá, ubicada entre el pueblo y la playa, tiene nuevos hoteles boutique, apartamentos vanguardistas y una infraestructura urbana renovada.

Map of Tulum

Playa y zona hotelera 

El atractivo de este Tulum es difícil de describir. La exuberante jungla se encuentra con playas de polvo blanco, separadas sólo por un estrecho camino salpicado de pequeños hoteles, restaurantes, bares y boutiques, pero con un ambiente netamente bohemio; las playas de Tulum son de naturaleza pura. No se trata de una zona hotelera planificada centralmente, sino de un lugar mágico donde las empresas locales han crecido orgánicamente, con un aire claramente caribeño. Aquí no sería inusual ver a un mochilero comiendo tacos de pescado junto a un ejecutivo de Hollywood en chinos hechos a medida.

En Tulum no encontrarás ningún complejo turístico masivo; los hoteles son más bajos que la palmera más alta, son rústicos y están en sintonía con el mundo natural: brisas marinas en lugar de aires acondicionados, velas sobre luces de neón, y mariscos frescos (realmente “frescos”) en lugar de restaurantes de cadena. En su núcleo hay una mezcla de hoteles boutique (400 USD), cabañas de precio modesto (80 USD), y zonas de acampada (30 USD por tienda de campaña), pero también hay hoteles de lujo (1,000 USD). Debido a la limitada infraestructura eléctrica, esta parte de Tulum está parcialmente fuera de la red, y la electricidad se corta alrededor de las 10:00 p.m., pero los florecientes hoteles y cabañas “eco-chic” tienen energía solar, energía eólica o generadores alternos. Algunos hoteles, sin embargo, sólo tienen velas o antorchas después de que se suspende la electricidad, lo que proporciona un ambiente agradable y se adhiere a su filosofía de turismo sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Por la misma razón, no hay ni televisión, ni teléfonos en la mayoría de los lugares, pero ¿quién necesita televisión cuando se pueden ver las estrellas desde un sillón, justo al lado del Caribe?

Consejo: Si sigues conduciendo hacia el sur por la carretera de la playa, llegarás a la entrada principal de la Reserva de la Biosfera de Sian Ka’an (Centro de Patrimonio Mundial de la UNESCO), definitivamente vale la pena una visita si tienes un día libre.

Hotel Zone – Azulik

El hecho de que Tulum sea relajante no significa que carezca de actividades. De noviembre a mayo las condiciones son casi perfectas para el kite-surf, con temperaturas del aire y agua que van de 20°C a 28°C (68°F y 82°F). El viento sopla entre 15 y 20 nudos en enero y febrero, y entre 12 y 18 el resto de la temporada. Dependiendo de la playa y el clima, puedes encontrar aguas planas y tranquilas, u olas de 1.5m –ideal para surf ligero o navegación con olas–. Tulum es un gran lugar para aprender a conquistar las olas, saltar y hacer trucos. Si eres principiante o nunca has probado el kite, no te preocupes porque hay varias escuelas donde puedes perfeccionar tus habilidades. El buceo en aguas abiertas es menos popular que en otros lugares a lo largo de la Riviera Maya, pero esta área es bien conocida por el buceo en cuevas; los buzos experimentados pueden explorar algunos de los sistemas de cavernas más largos del mundo, por ejemplo “Ox Be Ha” que tiene 134 km (83 millas) de pasajes mapeados. (Vea nuestro blog sobre Cenotes y Ríos Subterráneos para más información).

Si vienes a Tulum para reconectar con la naturaleza, relajarte y meditar, no te decepcionarás, hay muchos centros de yoga y hoteles que ofrecen clases. Tulum es el hogar de muchas personas que han buscan un cambio, acercarse a la naturaleza y los placeres más simples de la vida. Yoga, medicina holística, comida orgánica y comunión con la naturaleza es el paquete “todo incluido” que se ofrece aquí.

The Tulum Sea

El Pueblo

En años pasados, la zona hotelera de la playa de Tulum era conocida como un paraíso para los viajeros de bajo presupuesto. Pero se corrió la voz rápidamente. Aunque todavía existen alojamientos económicos, con el descubrimiento de Tulum por la comunidad de la moda y el entretenimiento de Nueva York y Los Ángeles, los precios de la comida y el alojamiento han subido. Si tienes un presupuesto ajustado, pero no quieres acampar, entonces el pueblo de Tulum puede ser tu mejor opción, ofreciendo lugares más baratos y cómodos para alojarse y comer. En la ciudad se puede encontrar una gran variedad de hoteles, hostales, bed and breakfasts, todos con precios razonables (que no deben superar 50 USD por noche). Sin embargo, si quieres relajarte y disfrutar de la playa al máximo, vale la pena pagar un poco más para quedarse a la orilla del mar.

La ciudad de Tulum tiene todo lo que puedas necesitar para tus viajes, desde bancos y farmacias, hasta cibercafés e incluso escuelas de idiomas si quieres practicar tu español. Hay una gran variedad de restaurantes para elegir, tiendas para buscar y agencias de turismo para obtener información u organizar excursiones en la Riviera Maya. Como dicen en el mundo de los bienes raíces, todo se trata de la ubicación, la ubicación, la ubicación. El Pueblo es utilizado por muchos viajeros como base para sus viajes alrededor de la Riviera Maya debido a su ubicación central y sus bajos precios.

El Pueblo está a sólo a un viaje en taxi de entre 4,50 y 6 USD de distancia de la playa, pero una opción de transporte barata y divertida es alquilar una bicicleta; algunos hoteles incluyen bicicletas o un taxi de enlace a la playa en sus servicios. No recomendamos caminar entre el pueblo y las ruinas, es una caminata larga, a menudo calurosa y polvorienta, pero si eres un corredor, las mañanas están bien para correr, y el camino es ancho y seguro. Por el contrario, el camino entre el pueblo y la playa ha mejorado recientemente, tanto para los corredores como para los ciclistas, hay carriles para correr y para bicicletas, seguros del tráfico de coches y cómodos. Con el desarrollo de Aldea Zamá, del que hablaremos más adelante, este camino tiene ahora actividad comercial y está muy bien cuidado.

Consejo: Si estás en El Pueblo, no puedes perderte el Batey Mojito Bar, una selección diversa y un gran ambiente. El restaurante de mariscos Camello Junior es también una visita obligada.

Bicycle lane in El Pueblo

El sitio arqueológico 

Seas o no un entusiasta de la arqueología, definitivamente no querrás perderte las antiguas ruinas mayas de Tulum. Ya sea que prefieras explorar solo o tomar un tour organizado, cualquiera que visite la Riviera Maya debe ver Tulum, y disfrutar de su entorno espectacular: las ruinas están en un acantilado, con vistas a las aguas turquesas del Caribe. Tulum es el único sitio maya importante ubicado justo frente al océano. Sus edificios de color grisáceo (antes coloreados) dominan una playa bordeada de palmeras y bañada por los brillantes tonos azules del mar.

Consejo: ¡Definitivamente recomendamos llegar o temprano en la mañana o al caer la tarde para evitar las multitudes y el calor! Además, no dudes en combinar tu visita a las ruinas con un cenote, donde podrás refrescarte.

Los arqueólogos piensan que la antigua ciudad maya pudo haber sido llamada “Zama” que significa “Ciudad del Amanecer”, “Tulum” es un nombre más reciente, que significa “muralla”, refiriéndose a las altas bardas que rodeaban la ciudad, destinadas a protegerla de las invasiones. Se cree que Tulum estaba al centro de una ruta comercial importante tanto por tierra, como por mar; fue descubierta por una expedición española liderada por Juan de Grijalva en 1518. Esta ciudad maya fue una de las últimas en ser construidas y fue habitada hasta la llegada de los españoles, muchas otras ya estaban abandonadas cuando éstos llegaron. Tienes que visitar el Templo del Dios Descendente, un raro centro de culto con una fachada asimétrica donde la representación de la deidad está al revés, de cabeza.

Los textos explicativos que guían la visita son exhaustivos, y se muestran tanto en español, como en inglés. La infraestructura y el mantenimiento en el sitio son excelentes, y si realmente te gusta la arqueología, siempre puedes contratar a un experto para que te lleve a través del sitio y te explique su historia e importancia.

The Ruins of Tulum

Aldea Zamá, la nueva cara de Tulum

Aldea Zamá es un nuevo desarrollo urbano que cabe destacar, al borde de la selva y el manglar, sus nuevos hoteles boutique y apartamentos son una gran alternativa para alojarse en Tulum, especialmente si estás buscando una combinación de lujo y naturaleza. Aldea Zamá está revitalizando el mercado inmobiliario de Tulum con modernos edificios de diseño mexicano y ha modernizado el camino que te lleva desde el pueblo hasta la playa con nuevos negocios, actividad comercial y mejor infraestructura para caminar y andar en bicicleta. Esta área está despuntando y podría ser una buena opción para aquellos que buscan un alojamiento entre la playa y el pueblo, y otras actividades de la Riviera Maya.

Aldea Zamá

Información adicional

Si te alojas en Tulum, el sitio en sí es fácilmente accesible en bicicleta, en auto (hay un estacionamiento en el centro comercial al lado de la primera entrada por 8 USD), o en taxi. Si vienes de Playa del Carmen tienes varias opciones: Un tour organizado, un coche alquilado, un colectivo o un autobús. Si decides tomar el colectivo (alrededor de 2-3 USD) tienes que bajarte en la intersección de HW 307 y el camino a las ruinas. Hay señales por todas partes, pero si no estás seguro, avísale al conductor que vas “a las ruinas”. A continuación, camina hacia el este hasta que veas la entrada exterior (unos 800 metros a pie). Tomar el colectivo no es la manera más rápida y cómoda de ir, ¡pero es la más aventurera! Una vez allí, encontrarás una zona comercial con restaurantes y tiendas, la zona de admisión se encuentra 1 km más adelante. Si estás cansado, puedes tomar el ‘tren’ por 25 pesos en cada sentido y ahorrar energía para visitar el lugar. Otra opción barata y conveniente es tomar un autobús que va directamente desde la estación de autobuses ADO de Playa del Carmen hasta el sitio arqueológico, por sólo 5USD, más o menos. La entrada al sitio vale $70 pesos al momento de escribir este artículo.

Asegúrate de traer una cámara, agua embotellada, bloqueador solar, ropa cómoda, buenos zapatos y traje de baño por si te despiertan las ganas de echarte un chapuzón en el mar (sí, se puede nadar frente a las ruinas –la playa es muy bonita, y está en un entorno espectacular–).

En resumen, Tulum es un lugar único, donde se puede experimentar la emoción de los deportes acuáticos, la naturaleza, la relajación absoluta de la playa, los mariscos frescos, y visitar la única ciudadela maya junto al mar – todo en el mismo día o en varios. ¿Qué más se puede pedir?

Consejo: No te pierdas la Laguna de Kaan Luum, a tan sólo 15 minutos del Pueblo, sobre la carretera federal.