La formación de los Cenotes y Ríos Subterráneos

Península de Yucatán: tierra de cenotes y ríos subterráneos

¿Sabías que la PENÍNSULA DE YUCATÁN cuenta con más de 7 MIL CENOTES y CAVERNAS que están conectados entre sí por RÍOS SUBTERRÁNEOS?

A lo largo de millones de años, la FILTRACIÓN del agua avanzó la erosión del SUELO CALCÁREO de la región dejándola llena de hoyos y cavernas (como un queso gruyere) y dando como resultado uno de los más espectaculares e interesantes FENÓMENOS NATURALES. ¡Los cenotes son formaciones únicas que sólo existen en la península de Yucatán!

Cenote Jardín del Edén.

La Península de Yucatán y el inicio de los Cenotes

La Península de Yucatán, como hoy la conocemos, y el inicio de los cenotes son el resultado de la COLISIÓN DE UN METEORITO hace aproximadamente 66 millones de años en el Golfo de México y la parte norte de la península.

El impacto fue tan grande (equivalente a la energía liberada por 100 bombas atómicas) y la temperatura del meteorito tan alta que se generaron mega tsunamis, terremotos, incendios y una nube de polvo y cenizas que cubrió el cielo por varios años generando un efecto invernadero y causando la destrucción del 75 por ciento de la vida del planeta, entre ellos, los dinosaurios.

El choque propulsó piedras y sedimentos del subsuelo y del mar hacia la superficie. El impacto género tanto calor que todos estos materiales se derritieron y mezclaron entre sí formando una capa plana de piedra caliza de aproximadamente 120 metros de profundidad y dando vida a lo que hoy conocemos como la península de Yucatán.

La evidencia de este suceso es lo que hoy se conoce como el cráter de Chicxulub. El cual se encuentra debajo de 600 metros de sedimentos, en las profundidades del mar y la selva. Las investigaciones del grupo de geólogos que descubrió el cráter en 1978 indican que la formación de los primeros cenotes y ríos subterráneos de la Península de Yucatán están relacionados con el impacto de este meteorito. A lo largo de su anillo exterior se crearon cuencas de agua y aire que conforman la primera red de cavernas subterráneas y que hoy se conoce como el “Anillo de Cenotes”.

El anillo de cenotes de la Península de Yucatán.

Los cenotes, ríos subterráneos y las playas de la Riviera Maya

La Península de Yucatán es plana y esconde grandes sistemas cavernosos en su subsuelo. Toda la región está conectada por ríos subterráneos, gran parte de ellos no han sido mapeados a raíz de su difícil acceso, pero hay secciones exploradas en donde se puede hacer buceo como los sistemas cavernosos de Dos Ojos, Sac Actum y Ox Bel Ha. Estos sistemas tienen más de 300km de cuevas, se estima que toda la Península de Yucatán tiene miles de kilómetros de estas formaciones que constituyen el sistema de ríos subterráneos y túneles más grande del mundo. Gracias a su carácter liso (los puntos más altos de la Península están a sólo 30m por encima del nivel del mar), el agua corre grandes distancias sin obstáculos, entre cavernas, atravesando toda la península hasta desembocar en el Mar Caribe.

Los cenotes son depósitos naturales de agua formados por la erosión, avanzada durante millones de años, de la piedra caliza del subsuelo. Son piscinas en la selva, cuevas o cavernas inundadas y conectadas por grandes sistemas de ríos subterráneos alimentados por el agua de lluvia y la entrada del mar a túneles submarinos. Es importante saber que los Cenotes sólo existen en la Península de Yucatán, porque aquí la piedra caliza se encuentra cerca de la superficie, es muy porosa y tiene un gran grosor; en otros lugares del planeta hay cavernas que están a kilómetros de profundidad, pero son inalcanzables. Los cenotes de la Riviera Maya tienen aguas cristalinas y son de fácil acceso.

Cuando, después de miles de años de filtración, los muros o techos de una caverna subterránea son demasiado delgados para sostenerse, ocurre un derrumbe y con la nueva apertura nace un cenote.

Al igual que los Cenotes, las Playa de la Riviera Maya son únicas porque son el resultado de la erosión de la piedra caliza que ha sido llevada, durante millones de años, hacia la costa, a través de los ríos subterráneos que ahí desembocan. Es decir, la arena de las playas de la Riviera Maya es polvo de la piedra calcárea, la cual no contiene minerales, es por esto que cuando el sol la calienta no quema los pies. La arena de otras playas contiene silicio y por eso hierve. ¿Ya habías notado que la arena de la Riviera Maya nunca quema?

Los Cenotes que más nos gustan

Hay distintos tipos de Cenotes, los cenotes a cielo abierto que son piscinas de agua con constante movimiento a través de los canales subterráneos; las cavernas semiabiertas; las cavernas cerradas a las cuales sólo se puede llegar a través de ríos subterráneos; los Cenotes cilíndricos con enormes paredes; y las lagunas.

Cuando viajes por la Península de Yucatán asegúrate de visitar estos Cenotes:

Cuevas o Cavernas

Este tipo de Cenote es cerrado en la parte superior y cuenta con una pequeña abertura que te permite entrar a través de la selva y en otros casos a través de ríos subterráneos. Dependiendo del tamaño de la cueva hay secciones en las que se puede nadar o flotar tranquilamente, sin necesidad de sumergirse y hay otras en donde el agua tiene 4 o 5 metros de profundidad. En algunas cavernas es posible caminar tanto dentro, como fuera del agua; en todas hay formaciones rocosas únicas, de millones de años: estalactitas y estalagmitas. Cada cueva es única, pero todas son hermosas y una gran aventura.

Cenote Taak Bi Ha.

Cenotes Abiertos

Los cenotes al aire libre son de nuestros favoritos, de los más antiguos y cercanos a la costa, comúnmente se les conoce como “cenotes a cielo abierto”. Son piscinas de agua cristalina en medio de la selva, parajes increíbles y únicos para vivir la naturaleza. Estos cenotes son para divertirse, refrescarse y conectarse con la tierra; en ellos puedes hacer clavados, nadar y snorkelear. En algunos hay tirolesas, en todos tomarás fotos increíbles.

Cenote al aire libre, o abierto.

Cenotes Cilíndricos y grandes bóvedas

Estos Cenotes son especiales porque se encuentran en el centro de la península de Yucatán, donde la superficie está a unos 20 o 30 metros a nivel del mar. Como todos los Cenotes están conectados por ríos subterráneos que desembocan en el mar, el nivel del agua de un cenote siempre está por debajo de la superficie, a la altura del mar. Esto genera grandes bóvedas a las que hay que entrar a través de pequeñas aberturas en la superficie. Cuando el techo de estas bóvedas colapsa quedan hoyos en forma de cilindros, con paredes de hasta 30 metros.

Cenote cilíndrico.

Los cenotes son los paisajes más hermosos e impresionantes del subsuelo; conectados por ríos subterráneos, crean una red de ecosistemas tan complejos que aún en estos días guardan secretos sobre la evolución del planeta y el origen de la vida en la tierra. Para los Mayas los cenotes eran sagrados, representaban portales de acceso al mundo de los muertos, en el inframundo. Hoy son fuente de agua y vida para las comunidades de la Riviera. Además, son parajes excepcionales para disfrutar de la naturaleza, nadando en aguas frescas y cristalinas.